A propósito del Código Procesal Penal

Publicado en por robertoadames

 

foto

A manera de prologo del libro inedito: Técnicas de Litigacion

Escrito por

Roberto Adames

 

El sistema probatorio adoptado en el proceso penal de la República Dominicana, refleja los niveles de desarrollo democrático a que aspiramos como nación. Es imprescindible acotar, que en el Nuevo Código Procesal Penal Dominicano, se evidencia de manera efectiva y pragmática, una relación directa  entre proceso penal, control de la constitucionalidad del proceso,  respeto a los preceptos fundamentales y  libertades publicas del ciudadano. Resulta entonces evidente, encontrar una correspondencia real entre los principios básicos que inspiran la justicia procesal penal dominicana y su referencia directa con el contenido de estos en la constitución, por cuya razono hay quienes denominan este nuevo proceso de renovación,  como la  forma de constitucionalizar el proceso penal. 

El régimen procesal al que en un momento determinado este sometida una comunidad dada, es la repercusión fiel de sus circunstancialidades históricas, lo propio hay que afirmar, en cuanto a la fortaleza o debilidad de su sistema político, lo que en cierto modo se verifica en el nivel de atribuciones que un sistema le otorgue al juez, a la defensa y a los ciudadanos, el que será proporcionalmente mayor o menor, según el sistema político imperante, y según el grado de compromiso que haya asumido el estado con los derechos fundamentales e inherentes a sus ciudadanos. 

Así como el sistema procesal es reflejo del régimen político e ideológico, el sistema probatorio es a su vez la columna vertebral del sistema procesal. La historia de los métodos de valoración de la prueba es prácticamente, la historia del enjuiciamiento penal. De manera que, el sistema probatoria, va a estar condicionado por las concepciones ideológicas que imperen en una sociedad, razón por la cual, esa vinculación no se oculta en el Código  Procesal Penal nuestro, toda  vez que obedece a estructuras macro, que asimilan una preocupación generalizada y dirigida por los nuevos esquemas de globalización del derecho penal, los que han sido originados a partir del denominado Código Procesal Penal Tipo para América Latina (CPPT).  En la generalización de este código en casi toda América, revela que la prueba penal "ha seguido los vaivenes de los sistemas políticos vigentes en los distintos momentos de la historia". 

De hecho, en el Código Tipo aparece esa referencia, y constituye en el fondo la verdadera justificación de la existencia del mismo.  En la exposición de motivos, por ejemplo, se afirma y con buen tino, que en nuestros países latinoamericanos "la justicia penal ha funcionado como una caja negra, alejada del control popular y de la transparencia democrática”. 

Por su parte, el Código Procesal Penal Dominicano, en su parte inicial, y específicamente en su considerando numero dos, establece que: “En su conjunto las normas del Código de Instrucción Criminal, favorecen la aparición de practicas inquisitivas, arbitrarias, altamente formalizadas y reñidas con la programación constitucional de un debido proceso.”

 J. Maier, Derecho Procesal Penal Argentino, Buenos Aires, 1989, T.I., pp. 434 ss

 

  J.I. Cafferata Nores, La prueba en el proceso penal, 1986, p. 4

 Código Procesal Penal de la Republica Dominicana, (ley 76-02), 2002,  Finjus, p. 77

Sic. Pags. 77 y 78

 

Etiquetado en Derecho

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post