Paráfrasis del discurso de Kevin Rudd (a propósito de las calumnias de los haitianos en contra de República Dominicana)

Publicado en por robertoadames

 

BANDERA.jpg

Escrito por

Roberto Adames

 

Leyendo un mensaje del primer ministro australiano, dirigido a inmigrantes extranjeros en su tierra, advirtiendo las coincidencias en los problemas migratorios que nos atañen, quise adaptar el mismo a nuestra propia realidad en esta paráfrasis, de manera que, sin tomar en cuenta la originalidad del discurso (la cual advierto no es mía) circunscribí el mismo a nuestra realidad en la siguiente paráfrasis, dejando por respeto de autoría, en letras cursivas las palabras propias de Kevin Rudd, e hice mía la siguiente manifestación de libre autodeterminación de los pueblos: 

A los que en nuestro territorio quieren vivir a su antojo y con beneficios que ni los dominicanos exigen, les quiero decir, que son los inmigrantes, no los dominicanos, los que deben adaptarse a nuestras leyes, costumbres y tradiciones. O lo toman o lo dejan. Me asfixia el hecho de que esta nación tenga que vivir preocupándose más que en sus problemas y sus soluciones, en cuidarnos de si estamos ofendiendo o maltratando a alguien o a su cultura. 

Nuestra cultura se ha ido desarrollando durante casi dos siglos de luchas, tribulaciones y victorias por parte de cientos de miles de hombres y mujeres que buscaban libertad. 

Por otra parte, han de advertir todos, que hablamos español, no, inglés, creole, francés, árabe, chino, japonés, ruso, o cualquier otro idioma. De modo que si usted quiere formar parte de nuestra sociedad, aprenda nuestro idioma y guárdese el suyo para los suyos. 

Asimismo, la mayoría de los dominicanos cree en Dios. Esto no es una posición Cristiana, política o de la extrema derecha. Esto en un hecho, porque hombres y mujeres cristianos, de principios cristianos, fundaron esta nación. Esto es históricamente comprobable, de manera que, si Dios le ofende a usted, le sugerimos que considere vivir en otra parte del mundo, porque Dios es parte de nuestra cultura. 

Aceptamos sus creencias y sin preguntar por qué. Todo lo que pedimos es que usted acepte las nuestras, y viva en armonía y disfrute en paz con nosotros sin imponernos ni estrujarnos las suyas. 

"Este es nuestro país, nuestra tierra y nuestro estilo de vida y le daremos todas las oportunidades para disfrutar de todo ello. Pero, después que termine de quejarse, murmurar y criticar nuestra bandera, nuestro fervor patriótico, nuestras creencias cristianas, nuestro estilo de vida, o la forma en que lo tratamos, le animamos a que aproveche otra de nuestras grandes libertades fundamentales, el derecho a largarse del país. 

Si Usted no está contento aquí, entonces váyase. Nosotros no le obligamos a venir aquí. Usted eligió venir aquí. De modo que acepte el país que usted eligió voluntariamente o regrese al suyo. 

De manea muy especial, he de significar que me molesta y creo que a todos los dominicanos, y por eso estamos  ‘‘hartos’’ de aguantar, que nos acusen por todas partes por lo mal que tratamos a los haitianos, no exijo un juicio de valor sobre la certeza o no de lo que se dice, pero les exhorto a que en vez de quejarse usen de las libertades de nuestro sistema y ejecuten su derecho a irse de donde lo tratan mal.

 

Etiquetado en Politica

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post